Qué disco duro elegir

Los discos duros externos hoy en día son una herramienta imprescindible para complementar nuestros equipos informáticos, pero hay muchos tipos diferentes y a la hora de elegirlo debemos tener en cuenta el uso que le vamos a dar.

Tenemos que pensar si necesitamos un disco duro con gran capacidad o no.

¿Vamos a necesitar almacenar gran cantidad de datos?

¿El disco se va a mover mucho? O se va a utilizar en la oficina y en casa solamente.

¿Necesitamos que el disco sea espacialmente rápido? Como sucede en el caso de los escáneres industriales que generan imágenes en segundos de muchísimas megas e incluso llegan a imágenes con varias gigas de tamaño por imagen.

correcto mantenimiento informáticoQué disco duro elegir

¿Necesitamos compartir el disco duro en una red?

Es para trabajo o lo vamos a utilizar como disco duro doméstico para almacenar fotos, grabar películas, etc.

Después de tener en cuenta todas estas cuestiones, debemos preguntarnos si en realidad vamos a necesitar un disco duro de gran tamaño a corto plazo, pues los precios de los discos duros que hoy consideramos de gran capacidad mañana serán de tamaño estándar y su precio será menor

Muchas veces no es necesaria tanta capacidad de almacenamiento como creemos, es habitual tener en un disco duro cientos de archivos que no necesitamos ni vamos a necesitar jamás, quizás sería más interesante para nosotros utilizar un disco duro que por el mismo precio nos ofrezca una mayor seguridad para nuestros datos aunque esto signifique tener menos gigas disponibles.

También hemos de tener en cuenta que un disco duro con mucha información que no necesitamos ralentiza el acceso a nuestros archivos y la realización de copias de seguridad.

Qué disco duro necesito para mi ordenador

Qué disco duro elegir

Disco duro viajero o disco duro seguro

Si lo que necesitamos es un disco que se traslade con nosotros de un lugar a otro, para conectarlo a un ordenador portátil, lo más recomendable será un disco duro de 2.5”. Estos discos se alimentan por medio de un cable USB, que usan al mismo tiempo para la transferencia de datos.

El mover el disco de un lado a otro, como es lógico, lo hace más propenso a recibir golpes y vibraciones, por eso hay fabricantes que los diseñan pensando en estas vicisitudes y los fabrican con materiales anti-deslizantes, pero por el contrario tienen que estos tipos de discos duros tienen una peor ventilación y disipación del calor, esto hace que sean menos fiables.

disco duro para repararQué disco duro elegir

Sin embargo los que necesiten un disco que va a permanecer sobre una mesa sin mucho desplazamiento les aconsejamos un disco de 3.5” sobre todo si quieren fiabilidad para almacenar datos importantes.

Los discos de 3.5 “ pueden tener distintos tipos de conectividad se pueden conectar al ordenador mediante USB, Firewire o Red y poseen cable de alimentación con transformador, además, la mayoría de las carcasas que utilizan estos dispositivos permiten una mayor ventilación y refrigeran mejor los discos duros.

Si lo que queremos es conseguir la máxima seguridad para nuestros datos, es aconsejable contar con un dispositivo con varios discos duros de 3.5”, que permitan duplicar la información almacenada, ofreciendo más garantías de recuperación en caso de que alguno de los discos fallara. El único inconveniente que presenta estos dispositivos es que requieren unos conocimientos informáticos un poco más avanzados.

Tipo de conexión.

La más habitual es por puerto USB 2.0 y ahora disponemos de la USB 3.0, que es más rápida en la transferencia de datos, pero no todos los ordenadores disponen de este tipo de puerto USB y de nada nos servirá conectar a nuestro ordenador un disco 3.0 si nuestro ordenador no está preparado para estos dispositivos

Si estamos interesados en compartir información con otros usuarios, lo más adecuado será adquirir un dispositivo que permita conectarse en red (bien sea por RJ- 45 o de tipo inalámbrico), para que podamos acceder a la información desde varios equipos. Utilizar este tipo de discos duros no es demasiado complejo, sólo necesitamos conectar el dispositivo al router, situándolo cerca de él y elegir cómo queremos compartir los datos.

Si además de almacenar datos en nuestro disco, queremos utilizarlo para ver contenido audiovisual, debemos elegir un disco multimedia. Este tipo de dispositivos generalmente cuentan con conexión USB para la escritura de datos y se conectan a nuestro televisor, DVD, monitor o proyector mediante diversos tipos de conexión: desde la más nueva y de alta definición conocida como HDMI a los clásicos RCA o Euroconectores.

 

0/5 (0 Reviews)