Reparar un disco duro estropeado

Lo primero, prevención, os aconsejamos una vez más que tengáis siempre una copia de seguridad de todo lo importante de vuestro ordenador en un lugar seguro, a ser posible fuera de el disco duro que use el ordenador, si es disco duro extraíble, ¡Genial!

Los sistemas operativos modernos se pueden configurar para hacer una copia de seguridad de forma periódica, esto nos dará más libertad de acción a la hora de reparar un disco duro estropeado.

Si tu disco duro hace cosas raras, el software no funciona bien o te encuentras con pantallazos azules de Windows, puede ser que tu disco duro este fallando.

El problema puede deberse a un error en el Hardware o en el software, vamos a empezar por lo más fácil, si se trata de un error de software estamos de enhorabuena (normalmente es más fácil de solucionar).

El error de software es solucionable por medio de programas, pero antes de invertir tiempo en buscarlos e instalarlos investigaremos posibles errores en el sistema propio del disco duro.

tester o multimetro

Si el disco duro no hace nada, comprobaremos el conector del disco que viene de la fuente de alimentación, que este correctamente conectado, puedes probar con otro cable o con un tester o multímetro.

 

Disco duro para reparar

Esto no da resultados, pues prueba con el circuito impreso del disco o controladora.

El disco duro gira, pero suena un ruido como “clac, clac, clac” la cosa pinta mal pueden ser los cabezales o los platos y en ese caso sólo hay algún truco casero para intentar que el disco funcione lo suficiente para hacer una copia, congelar, calentar o dar pequeños golpecitos podrían hacer que sonase la flauta, si es así corre a hacer una copia de seguridad, porque te a tocado la lotería, la opción es llevar el disco a un profesional.

Reparar disco duro, medidas desesperadas.

Si ya estas desesperado y estás dispuesto a tirar la toalla y tirar el disco duro a la basura. Vamos a probar con los remedios caseros.

Congelar disco duro

Vamos a congelar el disco duro. Mete el disco en una bolsa de plástico hermética y saca todo el aire que puedas de la bolsa, mételo en el congelador y déjalo unas cuantas horas.

Después saca el disco y conéctalo, si no funciona, dale unos golpecitos (sin pasarse) y prueba de nuevo, si lo consigues, haz copia de segur y ve pensando en que tienda te vas a comprar el nuevo disco.

Este proceso se realiza para intentar que las piezas del disco que se hayan podido dilatar con el calor vuelvan a su posición y puedan funcionar lo necesario para hacer una copia de seguridad del disco. Si lo consigues te puedes considerar una persona afortunada, pero que muy afortunada.

Otra opción es justo la contraria, calentarlo, calienta el horno al mínimo de temperatura durante 5 minutos, apágalo y coloca el disco durante otros 5 minutos en el interior del horno, si no funciona repite el proceso y dale unos golpecitos para desbloquear los cabezales, prueba de nuevo a ver si hay algún cambio.

Estas dos medidas son desesperadas y lo mas normal es que no funcionen, antes de llegar a ellas y si la información es importante para ti consulta con un experto en recuperación de datos y mantenimiento informático.

2018-07-27T20:59:41+02:00 27 de julio, 2018|