Los menores y los peligros de las tecnologías

Es muy habitual ver a un niño con sus padres en cualquier situación inmerso en la pantalla de su móvil. En la mayoría de las ocasiones no sabemos qué está haciendo ni con quién está conectado.

Los peligros a los que se ve expuesto un menor en la red son los mismos que pudiera encontrarse un adulto, pero además podemos añadir la falta de experiencia y la sensación de invulnerabilidad que es característica en la adolescencia.

Técnicamente podrían encontrarse con virus, troyanos, keyloggers, suplantaciones o robos de identidad o Phishing entre otras.ciberbullying

En lo referente a los peligros sociales podrían sufrir acoso, ciberbulling, chantajes, engaños y amenazas.

 

 

El error más común que cometen nuestros hijos es el exceso de confianza. Piensan que están en casa seguros, que nada de lo que hagan desde su móvil u ordenador puede cambiar esa situación.

La seguridad que creen que tienen hace que no se lo piensen dos veces antes de compartir datos sensibles, como su ubicación o sus datos personales.

Dicho todo esto, tampoco hay que demonizar las tecnologías en el ámbito infantil porque, bien usadas, pueden ser de gran ayuda para el aprendizaje y el ocio.

Un buen consejo que les podemos dar es que no hagan en la red lo que no harían en la calle. Seguramente en la calle no darían todos sus datos o fotos personales a alguien que no conociesen, ¿por qué en Internet sí lo hacen?

Datos que las aplicaciones móviles sacan de nuestros hijos.

aplicaciones que sacan datos

Estamos en un momento en que los datos sobre los usuarios tienen un altísimo valor, por eso las empresas investigan como recabar todos los datos posibles sobre sus usuarios.

Los creadores de apps para niños, están muy interesados en estos temas. Los niños de hoy son y serán grandes consumidores, por lo que es muy interesante saber que es lo que quieren y lo que van a querer en un futuro.

Todo esto se ha complicado un poco más desde el 25 de mayo de 2018 día en el que terminó el plazo de preparación del Reglamento General de Protección de Datos. Desde este momento la ley es mucho más restrictiva y sobre todo en lo que concierne a los menores- Este reglamento pide que los desarrolladores informen a los niños y a sus padres sobre el tratamiento que se va a dar a los datos suyos y de sus hijos con un lenguaje apropiado para la edad.

La edad mínima para que un menor de su consentimiento son los 16 años, pero se prevé que se reduzca a los 13.

Las aplicaciones recopilan la información de los menores para compartirlas con sus filiales y proveedores, obteniendo así un mapa de utilización de sus aplicaciones y así poderlas hacer más útiles y atractivas. Según ellos no se utiliza en ningún caso con fines de marketing, pero la mayoría de los expertos dudan de que esto sea completamente veraz.

Como conclusión y dado que es muy difícil evitar que los menores de edad tengan acceso de una manera o de otra a las nuevas tecnologías o a las redes sociales, la única forma de intentar combatir los peligros es la educación, la vigilancia y la prudencia. Debemos mostrarles que la misma prudencia que deben tener en la calle la deben tener frente a la pantalla de su móvil u ordenador.

Os dejamos un video de la Agencia Español de Protección de Datos muy ilustrativo de los peligros de la red y cómo evitarlos “Un video muy especial

2018-12-03T19:04:53+00:00 29 de noviembre, 2018|