Las cámaras CCTV o de circuito cerrado son conocidas por ser cámaras de circuito cerrado, estas se suelen utilizar en recintos donde no es necesario un control de las imágenes desde localizaciones remotas, una de las ventajas de estas cámaras es la seguridad de las grabaciones, pues se realizan de forma local.
la calidad de las imágenes que pueden ofrecer estas cámaras CCTV es alta al no tener que ser transmitidas inalambricamente se pueden obtener grabaciones de mayor calidad debido a su baja compresión.