Phishing, la palabra más temida

Todos los usuarios de correo electrónico corremos el riesgo de ser víctimas de engaños en Internet, y en concreto de phishing. Para saber de que estamos hablando exactamente os vamos a tratar de explicar en qué consiste, qué precauciones debemos tomar y qué hacer en el caso de haber caído en el engaño.

Qué el phishing

El phishing es un método a través del cual se envían correos electrónicos que en un principio aparentan ser de fuentes fiables y que, sin embargo, mediante ellas, se realizan prácticas delictivas. La finalidad de ello es hacerse con nuestros datos confidenciales para realizar algún fraude.

Estos correos electrónicos incluyen un enlace que si lo pulsamos nos lleva a alguna página falsa. El usuario, creyendo que se encuentra en un sitio web de total confianza, introduce en ella los datos que le solicitan. El método más utilizado es la generación de un correo electrónico falso practicamente idénticos a los de las compañías a las que quieren suplantar, introduciendo un link en ellos que conducen a páginas webs que imitan a las oficiales, siendo a veces complicado darse cuenta de que no se trat ade las webs legales de la empresa a la que nos reconducen.

Ejemplo de phishing

Daños que puede provocar el phishing

Son varios los daños que el phishing provoca, destacando el robo de identidad y los datos confidenciales de quien cae en el engaño. Pérdidas de dinero o no poder acceder a sus cuentas son consecuencias directas de ello. Además, puede producir el
consumo de recursos de las redes corporativas , como es la saturación del correo, el ancho de banda, etcétera.
La modalidad más peligrosa del phishing es el “pharming” la cual consiste en la modificación del sistema de resolución de nombres de dominio (DNS) para llevar al usuario a una página web falsa. Se utiliza principalmente para obtener los datos datos bancarios del usuario, y a diferencia del phishing, no se realiza en un momento determinado, si no que la modificación del fichero HOSTS permanece en el ordenador esperando a que el usuario acceda a su servicio bancario.

No obstante, siempre hay que tener en cuenta, que no sólo se llevan a cabo estos delitos a través del correo electrónico, ya que pueden producirse mediante un SMS que intentan convencernos de que visitemos un enlace fraudulento, (smishing), o a través de telefonía IP, recibiendo una llamada telefónica que simula proceder de una entidad bancaria solicitándonos que verifiquemos una serie de datos. (vishing).

¿Cómo podemos protegernos frente al phishing?

  1. Instalar un buen antivirus y tenerlos siempre actualizado con filtro anti-spam. El spam es el principal medio de distribución de este tipo de engaño.
  2. Protege tu correo electrónico. En el artículo “Cómo proteger tu correo electrónico” te explicamos como hacerlo.
  3. Verifica siempre la fuente de información.
  4. No responder absolutamente a nada que nos solicite información personal o financiera. Las entidades bancarias nunca solicitan información confidencial a través de correo electrónico, sms, etc.
  5. Si el correo electrónico contiene faltas ortográficas o palabras cambiadas sospecha seriamente que puede tratarse de phishing.
  6. No hagas clink en ningun enlace, escribe la dirección directamente en su navegador.
  7. Compruebe que la página web en la que te encuentres es segura. Puedes ver como hacerlo en nuestro artículo “Cómo saber si una web es falsa“.
  8.  Intenta estar informado de forma periódica de los movimientos que se produzcan en tu cuenta.
  9. Si tienes la más mínima duda, jamás pulses sobre el link que nos incluye un correo electrónico y llama al banco para comentarle lo sucedido y verificar los hechos. Nunca llames a los números de teléfono que vienen en los mensajes recibidos. Utiliza el número que marcas normalmente o busca información sobre otro número en Internet.
  10. Si, pese a todo lo anterior, tienes dudas sobre si has sido víctima de phishing, cambia a la mayor rapidez posible todas las contraseñas y ponte de inmediato en contacto con entidad financiera o banco.
  11. Un buen mantenimiento informático e imprescindible para que tus equipos informáticos se encuentren simepre en las mejores condiciones.

Se siempre muy prudente y no confíes en todo aquello que nos llega por Internet.
Un buen mantenimiento informático en Madrid también te ayudará a mantenerte alejado de todos estos peligros. Y si te quedan dudas o necesitas ayuda, puedes contactar con nuestro soporte informático en el teléfono 910014300 o a través de nuestro correo electrónico info@informaticos.co.  Informáticos.co estará encantado de poder ayudarte.

2017-08-15T20:40:50+00:00 14 de agosto, 2017|