Ventajas de las cámaras IP

Ventajas de las cámaras IP

 

Cuando buscamos por primera vez un sistema de cámaras de seguridad, nos surgen muchas preguntas.

La primera duda que nos surge cuando se diseña un circuito cerrado de televisión es si utilizar cámaras IP, analógicas o digitales. Las cámaras IP también son conocidas como cámaras en red y son cámaras digitales que llevan incorporado un servidor web y transmiten un flujo de datos, uno de los datos técnicos más importantes es la resolución de estas cámaras, que se mide en megapíxeles, un megapíxel es aproximadamente un millón de pixeles. La gran ventaja de estas cámaras es la escalabilidad, que es la capacidad de ampliación que poseen las imágenes ofrecidas por estas cámaras y la resolución.

Ventajas de las cámaras de seguridad IP

Las cámaras analógicas han sido instaladas para seguridad desde hace más de 60 años, pero con la introducción en el mercado de las cámaras digitales y sus ventajas técnicas han hecho que se hayan ido cambiando por las digitales.

Las cámaras han cambiado pero la transmisión de la señal se ha mantenido. Las cámaras y grabador todavía usan un estándar de cable coaxial y hay limitaciones en la cantidad de datos que pueden transmitir los cables coaxiales. Una cámara IP utilizará cualquiera CAT 5 o cable CAT 6 Gigabit ambos de los cuales están diseñados para transmitir las tasas mucho más altas de datos. El otro problema con las cámaras analógicas es que el DVR no sólo registra el vídeo, sino también la convierte en digital y lo comprime. Esto requiere de mucha potencia de procesamiento y por lo tanto limita la resolución a la que puede grabar también. Por el contrario las cámaras IP tienen procesadores incorporados en la cámara y convierten la señal y la comprimen antes de enviar la señal de video a la grabadora.

El resultado final de todo esto es que el vídeo desde un sistema IP será mayor resolución que uno analógico. Una resolución de grabación de vídeo más alta significa que la imagen que ofrece tiene más posibilidades de mejora y procesamiento. Esto puede significar la diferencia entre ser capaz de identificar a alguien o no o distinguir los números de una matricula. Con tantos productos y opciones no podemos olvidar el objetivo del sistema  es proporcionar información. Mejor resolución significa una mejor evidencia y la evidencia es el objetivo a conseguir.

En cuanto a la escalabilidad

Las cámaras IP se conectan a una red (probablemente a través de un swich) y de allí los datos son recogidos por el NVR a través de software. No hay una conexión directa entre el NVR y las cámaras.  Tampoco hay limitación física. Cuando usted compra un DVR de 16 canales y decide que necesita una cámara más, su única opción es comprar otro DVR. Con un sistema de propiedad intelectual puede simplemente añadir otra licencia de la cámara (si es necesario) y ampliar a 17 cámaras. Este es un beneficio añadido para sistemas de tamaño pequeño y mediano.

Para sistemas más grandes los límites de los DVR analógicos crean un problema, si tenemos que usar decenas o cientos de cámaras deberíamos tener varios DVR en la zona de monitoreo y reproducción de vídeo grabado y esto es más complicado que si todo está controlado por una sola unidad.

Otras ventajas reseñables como que se pueden abaratar costes de instalación por que se pueden controlar todas las funciones de la cámara con un solo cable, como el audio el video y configuración y funciones de la cámara. Otra ventaja en cuanto al coste es el ahorro en el coste del cableado, porque el cable de red digital es más barato que el analógico.

Por ultimo las cámaras IP ofrecen la posibilidad de ampliación sin necesidad de remplazar todo el sistema.

Instalación de cámaras IP

 

 

 

2016-02-03T21:33:05+00:00 20 de febrero, 2014|